Rancho el Aventadero

 

Rancho el Aventadero has been in Javier’s family for over three decades. His father purchased the land in the 1960’s and mainly used it for raising cattle to feed his family. Milk was often sold to supplement the family income. When Javier’s father Pilar passed away in 1980, the rancho was left idle, where it sat unattended until 2009 when Javier, his brother and nephew began to revive the land. Current farm animals include cattle, pigs, sheep and chickens. Fifty mango trees cover a large portion of the land, feeding our family and friends during the summer months. Many a mango went into a salad in Café LA this season. Aside from raising farm animals and growing delicious and juicy Kent mangos, between October and April, Javier and artisans from our building crew grow a large vegetable garden for our own consumption. One extremely happy day was the one Javier discovered a natural spring of water approximately 1,000 meters west of the ranch. He then ran ½” and ¾” pvc pipes from the spring to a 60,000 liter pila built on site. All vegetation and farm animals are watered from this natural spring. Aside from irrigation water storage, there are also three 2,500 liter storage containers to supply the future homestead. A sustainable Cob cottage has been designed for the site. The slab foundation is in place, as well as, support columns. Building on the cottage happens in line with spirit of one of our favorite Mexican says, poco a poco (little by little). Rancho el Aventadero is Javier’s sanctuary, a tribute to family history and a quiet place for him, family and friends to work and walk a piece of beautiful desert land.

Interview With Javier Cota Ruiz About Family And Ranch History

1. ¿Creciste en un rancho? ¿alguien de su familia tenía un rancho que visitaba?

Sí, teníamos un rancho pero no nos sosteníamos con ella sino de la pesca.

 

2. ¿Cómo se llamaba el rancho?

No tenía nombre pero vivíamos en el poblado de Buenavista, no era un rancho aislado era parte de una comunidad. Había 10 o 12 casas en ese poblado en cuanto mucho.

 

3. ¿Dónde estaba ubicado?

En Buenavista.

 

4. ¿Cuáles son tus primeros recuerdos de cómo era la vida en el rancho?

Me acuerdo de la crianza de los animales puercos, vacas, chivos, gallinas y de la pesca.

 

5. ¿Qué tipo de animales se encontraban en el rancho?

Puercos, gallinas, vacas, y chivos.

 

6. ¿Cómo hizo dinero la familia?

La familia no ganaba dinero. Mi mamá ayudaba a lavar y planchar ropa y mi papá en pescar para ayudarnos con nuestros estudios. La pesca del tiburón era lo que se vendía en su momento (principalmente la aleta y el hígado) y con eso se sostenía la familia.

 

7. ¿Cuánta gente vivía allí?

Entre 6 y 8 personas.

 

8. Actualmente ¿cómo se ve el rancho? ¿Cuánta gente vive ahí? ¿Todavía hay animales?

En los años 60, se consiguió una propiedad a 3 millas del pueblo para hacer de ella las instalaciones del rancho. Con el crecimiento de la población el rancho ya no se pudo tener allí en Buenavista, debido a que volvió una zona urbana.

Actualmente se encuentra de la entrada de la carretera donde está el letrero del coro, subes 1000m por el arroyo a mano izquierda y 3km adelante está el rancho.

No hay nadie que viva allí por el momento pero si hay personas que vamos diariamente a darles comida a los animales, que ahora son solamente vacas y gallinas, y a cuidar las plantas.

 

9. ¿Cómo gana dinero la familia ahora?

La familia se gana dinero de la construcción. El rancho no está activo en sí, pero se ha logrado mantener vivo debido a nuestras profesiones que son la ingeniería civil y la arquitectura.

 

10. ¿Cuáles son los cambios en la vida en el rancho?

El uso de la tecnología para hacer un rancho más próspero.

 

11. ¿Cuáles son algunas razones para los cambios?

Son debido a la sustentabilidad del rancho.

 

12. ¿Cuándo comenzaron estos cambios?

Hace 10 años, en el 2009, empezamos a hacer movimiento en el rancho para hacerlo sostenible y de un manejo autónomo.

 

13. ¿Cuál es la razón número uno para el cambio?

Tener autarquía.

 

14. ¿Cómo te sientes acerca de los cambios?

Satisfecho pues esos cambios nos pueden ayudar a ser autónomos. Ahorita tenemos electricidad, una casa, agua, algunos animales y plantas.

 

15. ¿Qué pasará con el rancho en el futuro cercano?

Vamos a seguirlo impulsando para que llegue a ser autónomo.

 

16. ¿Qué pasará con el rancho en la próxima generación?

Que siga mejorando y se vuelva cada vez más autónomo. La meta es la autarquía.

Healing Winds Holistic Center / Cell 011-52-1-624-145-2750  / tehroma@healingwinds.space / © 2024 by Healing Winds Holistic Center

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
93429976_908200166290913_558883708595706